No importa la medición, no importa cuáles sean los nombres que se estén evaluando, sólo hay un número que se mantiene estable: la cantidad de personas que asegura no sentirse identificada con ningún pre candidato o partido.

Ese número oscila alrededor del 60%, porcentaje representaría más o menos unas 2,130,000 personas en 2022. Si proyectamos que tendremos un 32% de abstencionismo, hablamos de 1,448,000 personas que buscan algo o alguien que los represente.

Si lo vemos desde el otro lado, hoy todos los partidos políticos son minorías que crecen en función de la circunstancia o la persona. La fidelidad a una bandera o a una ideología es asunto de pocos, hoy la mayoría busca la mejor opción según su realidad. Y eso es justamente lo que los políticos olvidan, las personas no votan por ellos, votan por sí mismas.

Seguir leyendo