Esteban Mora

Ideas + Análisis + Opinión

Curules en decadencia: una posible solución

En 2005 Carlos Avendaño (PRC) se subió al Monumento Nacional para protestar por el cierre de templos evangélicos, necesitando luego la ayuda del cuerpo de Bomberos para poder bajar. En 2010 Víctor Láscarez (PLN) y Óscar López (PASE) se enfrentaron verbalmente en el plenario, retando el primero al segundo a los golpes. En 2011 Fabio Molina (PLN), en pleno plenario, acusó a otros diputados de aplicar la «ideología del chuchinguismo político» contra la Presidenta Chinchilla, concepto que a la fecha solo él entiende.

En 2012 Carmen Granados (PAC) se subió sobre una patrulla de la Fuerza Pública a las afueras del edificio de la CCSS en San José para detener el arresto de unos manifestantes. En 2018 el diputado Jorge Arguedas (FA) tiró un vaso con agua al plenario cuando se levantó la sesión luego de la votación de una moción que le otorgó un trámite abreviado al Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

En 2019 un audio filtrado del diputado Melvin Núñez (PRN) hizo reír al país entero al afirmar que era estúpido pero no idiota (sic). En 2020 la prensa revela que el diputado Eric Rodríguez Steller (PIN) participaba en grupos de Whatsapp llamados «Muerte LGTBI y Nicas».

Seguir leyendo

El mensajero sin mensaje

No importa la medición, no importa cuáles sean los nombres que se estén evaluando, sólo hay un número que se mantiene estable: la cantidad de personas que asegura no sentirse identificada con ningún pre candidato o partido.

Ese número oscila alrededor del 60%, porcentaje representaría más o menos unas 2,130,000 personas en 2022. Si proyectamos que tendremos un 32% de abstencionismo, hablamos de 1,448,000 personas que buscan algo o alguien que los represente.

Si lo vemos desde el otro lado, hoy todos los partidos políticos son minorías que crecen en función de la circunstancia o la persona. La fidelidad a una bandera o a una ideología es asunto de pocos, hoy la mayoría busca la mejor opción según su realidad. Y eso es justamente lo que los políticos olvidan, las personas no votan por ellos, votan por sí mismas.

Seguir leyendo

La agonía de los partidos políticos

Así como muchos extrañan el buen rock de las décadas de los 80s y 90s, muchos recuerdan la época del bipartidismo como un pasado mejor. Años donde era más sencillo ocupar el poder y, en teoría, gobernar.

Para ellos el entorno actual es caótico, mucho más difícil de predecir y controlar. Extrañan la simpleza de los ciclos continuos de una máquina muy bien ajustada durante décadas.

Pero así como toda buena historia necesita de un villano, la ruptura del bipartidismo también lo tiene. Para muchos siempre es un tercer partido político o una figura magnética emergente que trinfa y rompiendo el engranaje de la máquina. El detalle está en que el villano depende del narrador de la historia.

Seguir leyendo
« Entradas anteriores

© 2022 Esteban Mora

Tema por Anders NorenArriba ↑