En 2005 Carlos Avendaño (PRC) se subió al Monumento Nacional para protestar por el cierre de templos evangélicos, necesitando luego la ayuda del cuerpo de Bomberos para poder bajar. En 2010 Víctor Láscarez (PLN) y Óscar López (PASE) se enfrentaron verbalmente en el plenario, retando el primero al segundo a los golpes. En 2011 Fabio Molina (PLN), en pleno plenario, acusó a otros diputados de aplicar la «ideología del chuchinguismo político» contra la Presidenta Chinchilla, concepto que a la fecha solo él entiende.

En 2012 Carmen Granados (PAC) se subió sobre una patrulla de la Fuerza Pública a las afueras del edificio de la CCSS en San José para detener el arresto de unos manifestantes. En 2018 el diputado Jorge Arguedas (FA) tiró un vaso con agua al plenario cuando se levantó la sesión luego de la votación de una moción que le otorgó un trámite abreviado al Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

En 2019 un audio filtrado del diputado Melvin Núñez (PRN) hizo reír al país entero al afirmar que era estúpido pero no idiota (sic). En 2020 la prensa revela que el diputado Eric Rodríguez Steller (PIN) participaba en grupos de Whatsapp llamados «Muerte LGTBI y Nicas».

Seguir leyendo