Semanas atrás, el programa 7 Días me invitó a participar de un reportaje donde le preguntaban a distintas personas qué harían si fueran presidente. Quise proponer algo diferente, retador para la sociedad y a la vez fácil de implementar, así que combiné dos ideas que explico a continuación.

Las grandes compañías suelen tener un departamento de Investigación y Desarrollo (I&D) cuya función es crear nuevas tecnologías y productos, o mejorar los ya existentes, para abrir nuevas líneas de negocio o mantener las actuales.

Estos departamentos suelen ser grandes y costosos porque deben desarrollar tecnología de forma aislada, pero se hace así porque esta puede representar una ventaja competitiva en el futuro cercano.

Por otro lado, Internet, tal y como la conocemos hoy, sería imposible sin el uso de Linux. Linux es un sistema operativo gratuito, de fuente abierta, que nació en 1991 y poco a poco se ha convertido en una de las piezas más importantes en el mundo de la informática.

Linux hoy potencia desde computadoras personales hasta televisores, pasando por celulares (controla el 85% del mercado con Android), las decenas de miles de servidores que utilizan empresas como Google, Facebook o Amazon, y muchos de los dispositivos que hoy componen el Internet de las cosas. Linux está presente en nuestra vida sin ni siquiera nosotros saberlo.

Pero Linux no es producto de una empresa, como lo es Windows que es propiedad de Micrisoft. Es el producto de miles de apasionados que colaboran de forma desinteresada desarrollando una pequeña parte. Cualquier empresa o persona puede tomar esos cambios y desarrollar su propia versión de Linux, siempre y cuando las mejoras regresen a la comunidad para que todos se beneficien de ellas.

La mezcla

Mezclando ambas ideas, si yo fuera presidente crearía una institución a la cual llamaría el Instituto de Innovación para el Futuro que es un laboratorio de innovación donde universidades públicas y privadas, empresas, y cualquier persona con ganas de aportar, se sumen para desarrollar las ideas que necesita Costa Rica para brincar al primer mundo en el siglo XXI.

Los proyectos no necesariamente deben limitarse a tecnología o manufactura, pueden abarcar otras áreas como las ciencias sociales o políticas, artes, medicina, etc.

El objetivo del instituto es ser el punto de unión de múltiples disciplinas. Es llevar el viejo adagio de que dos cabezas piensan mejor que una pero a gran escala donde cada persona pueda aportar desde su campo de experticia.

Las reglas

A lo interno funcionaría con tres reglas: Primero, cualquier idea es bienvenida, no importa cuán insignificante parezca porque puede ser la inspiración que necesita un tercero para crear algo nuevo.

Segundo, ninguna idea se descarta, lo que hoy parece imposible o absurdo de realizar puede ser factible en el futuro.

Y tercero, las ideas resultantes son de dominio público. Cualquier idea producto de ese instituto puede ser tomada por el gobierno, la empresa privada, o cualquier persona para desarrollarla. A fin de cuentas el objetivo es mejorar el país, no enriquecer a unos pocos.

Alto valor

La Ley de Metcalfe nos dice que el valor de una red de comunicación aumenta exponencialmente según se vayan sumando nuevos elementos. Para aquellos que llegaron a conocer el fax, éste tenía mucho más sentido en la medida que más y más oficinas adquirían uno, lo cual incrementaba el valor de la red.

Si extrapolamos a partir de dicha ley, el valor que podría tener este instituto sería mayor al del departamento de investigación y desarrollo de muchas grandes empresas. De hecho, su valor creativo sería inmenso.

¿No es acaso Wikipedia la enciclopedia más consultada en el mundo? A la fecha incluye más de 5,5 millones de artículos y 33 millones de usuarios. Si funciona para Wikipedia, si funciona para Linux, ¿por qué no podría funcionar para Costa Rica?

Si la imaginación es el límite, sumando más personas que aporten su imaginación, el límite estaría mucho más arriba.


¿Esta publicación te gustó? ¡Compártela! ¿No estás suscrito al blog? ¡Hacelo aquí! No te enviaré spam, solo avisos cuando haya nuevo contenido.