Que un político tenga una crisis en redes sociales no es nada nuevo. Una noticia o un mal tweet y nos convertimos en una verdadera ametralladora de críticas e insultos. Pero pocas veces ese mal día llega por la broma de un tercero, y eso fue lo que le sucedió a Carlos Alvarado, candidato por el PAC.

Cualquier persona que hubiese entrado a Twitter el viernes 20 de octubre no hubiese demorado mucho en encontrarse con un tweet que relacionaba a Carlos Alvarado con alguna característica millennial. La historia aparentemente inicia con un tweet de @osolano07 el día anterior a las 08:57 de la noche:

Pero no fue sino hasta las 09:36 de la mañana del día siguiente, con un tweet de @eduxmonge, que el movimiento se disparó realmente:

A partir de ese momento se registraron poco más de 3000 tweets haciendo referencia al candidato, tweets que iban desde las bromas hasta las muestras de apoyo y los insultos. En el gráfico que aparece a continuación se muestra, minuto a minuto, la progresión del ruido para “Carlos Alvarado”, sólo en Costa Rica, el 20 de octubre:

Como podemos ver, el ruido nunca se detuvo. Pero cuándo esto sucede, ¿qué hace un community manager o un comando de campaña? ¿Hace caso omiso a la crisis o participa de ella tratando de obtener algún beneficio o, por lo menos, apaciguar las aguas?

Si lo vemos bien, quedarse callado y asumir que nada pasó es lo más sencillo, y lo que más se estila. Y es comprensible porque es la posición de más segura. Pero participar, por el contrario, implica correr un riesgo y hemos visto casos en los que meterse en la conversación no resulta como se tenía en mente, así como hay verdaderas genialidades.

¿Qué hizo Carlos Alvarado?

Alvarado y su equipo decidió meterse en la conversación pero leyendo mean tweets, algo que no se había visto antes en el país en campaña política.

La lectura de mean tweets apareció por primera vez en el año 2015 en el show de Jimmy Kimmel y consiste en invitar a celebridades a leer tweets ofensivos. A pesar de lo impredecible de la situación, celebridades como el expresidente Barack Obama y la actriz Gal Gadot lo han hecho. Inclusive hay una edición especial de los Premios Oscar.

A las 08:46 de la noche de ese viernes la cuenta de Twitter de Carlos Alvarado publica el siguiente vídeo, ambientado al estilo Jimmy Kimmel, leyendo algunos de los mejores tweets:

¿Y el resultado?

Con un vídeo de sólo un minuto y diez segundos Alvarado logró darle un giro por completo a la situación. Su equipo vio la oportunidad en la crisis, decidió correr el riesgo y tomó ventaja de ella. Al momento de escribir esta publicación el tweet ha acumulado más de 300 retweets y 1700 me gusta.

Sólo el viernes 20 de octubre, 1214 cuentas diferentes publicaron 3033 tweets que incluían la frase “Carlos Alvarado”. Obviamente, para hacer este análisis se eliminaron tweets que no tuvieran relación con la dinámica, como las notas de prensa o referencias a otra persona con el mismo nombre. Esas 1214 cuentas acumulan un alcance potencial de 2.396.267 cuentas, un número nada despreciable.

La cuenta del candidato del PAC ganó 71 seguidores el 19 de octubre, día en que publicó su primer spot publicitario. Pero el día 20, con la crisis más su respuesta, ganó 441. En los 60 días entre el 15 de agosto y el 15 de octubre Antonio Álvarez Desanti ganó 428, Juan Diego Castro 422, Mario Redondo 345, Carlos Alvarado 339 y Edgardo Araya 298. Un crecimiento tan grande para un sólo día sólo lo vimos en tres ocasiones con Luis Guillermo Solís en el último mes de la campaña 2014.

Si sumamos todas las interacciones (retweets, me gusta, etc) de Carlos Alvarado para el día 20 tenemos 2239. En los 30 días entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre Mario Redondo sumó 5717, Carlos Alvarado 3345, Edgardo Araya 2378, Antonio Álvarez Desanti 2363 y Rodolfo Piza 1406.

Y si vemos a los candidatos con más retweets en un sólo día entre el 15 de agosto y el 15 de octubre, Mario Redondo alcanzó 184 el 04 de septiembre y 166 el 13 de septiembre, Antonio Álvarez Desanti 144 el 15 de octubre y 140 el 24 del mismo mes, y finalmente Edgardo Araya alcanzó 139 el 11 de septiembre. Sólo el tweet con la lectura de los mean tweets de Carlos Alvarado ha registrado 331, y contando. Nada mal para la respuesta a una crisis.

Pero no sólo los candidatos ganan exposición, también lo hacen los usuarios. Cuando se desarrolla una dinámica de este tipo el buen contenido suele ser recompensado con la amplificación, y ese fue el caso de @unmanuch que sumó 116 retweets, @osolano07 111, @luivargas06 57, @pastoniela 51 y @PaxKid 47. De nuevo, nada mal para una crisis.

Lo aprendido

Por un lado, en muchas de sus formas la política es rígida y se resiste a evolucionar. Pero por otro, las redes sociales son entes extremadamente dinámicos. No es posible desarrollar una buena campaña política en redes sociales si se tiene miedo a correr riesgos. Crecimos escuchando la frase “el que nada arriesga, nada gana“. Pues bien, en la política en digital es igual.

En Costa Rica hay muchos ejemplos de gran community management, pero a criterio personal hay dos que llaman mucho la atención, y lo hacen por no tener miedo a correr riesgos. Uno es el de la Caja Costarricense de Seguro Social y el otro es TD+. Ambos han tenido repetidos momentos de gloria, pero también han sufrido uno que otro tropiezo, y eso es lo que los ha hecho diferentes y relevantes. Enfrentar las redes sociales de forma creativa genera réditos.

No me queda duda de que esta jugada del equipo de Carlos Alvarado sacude a los demás equipos digitales y mete algo de presión porque ahora se espera una reacción creativa ante una crisis. Al menos yo la espero y sé que la crisis vendrá, es irremediable. Pero el cartucho de los mean tweets ya fue utilizado, así que hay que venir con algo nuevo.

He sido muy crítico del uso que suelen darle a las redes sociales en las campañas políticas. Cuentas falsas y páginas para difamar son parte de la receta de todos los días, por eso lo que hizo el equipo de Carlos Alvarado le aporta algo de frescura al proceso y espero que los demás equipos opten por correr también riesgos creativos. A fin de cuentas, no se puede ganar un partido sólo pegando patadas.


¿Ya estás suscrito al blog? ¡Hacelo aquí! No te enviaré spam, sólo avisos cuando haya nuevo contenido.