El año pasado Socialflow publicó un dato que debe robarle el sueño a muchos estrategas digitales: el 99% de las publicaciones hechas en medios sociales apenas logra generar algún tipo de impacto. En otras palabras, solo 1 de cada 100 publicaciones genera o excede el engagement esperado. Eso es un número bastante bajo.

Para los usuarios activos de medios sociales, con este número Socialflow puso en perspectiva algo que ya muchos habíamos notado con nuestras propias publicaciones: la gran mayoría de ellas pasan desapercibidas. Y es que a todos nos pasa, nos tomamos diez minutos para escribir un buen análisis sobre un tema de moda y, con suerte, cuatro amigos dicen “me gusta” y tal vez uno comenta. Si esto sucede con nuestras cuentas personal, ¿por qué debería ser diferente con las páginas públicas?

Big DataCuando debemos presentar una estrategia que incluye medios sociales es común que se nos pregunte cuál es el beneficio tangible de invertir en ellos. ¿Cómo se traduce la inversión en medios sociales en el balance final de la empresa? Esa pregunta cada día es más difícil de responder porque quien diseña la estrategia, y muchas veces también quien la ejecuta, no suele estar dentro de la empresa ni tiene acceso a todas las herramientas o datos para medir los resultados u obtener algún tipo de retroalimentación.

Según la firma IDC, en el 2015 se generarán 5,300 exabytes de información. Para que tengamos una idea, un exabyte es un millón de terabytes. Facebook, en un sólo día, genera 500 terabytes de información, gestados en su mayoría por sus usuarios. No hay duda de que en toda esa información hay valor, pero el gran problema es que carece de estructura y analizarla es muy difícil. Y es aquí donde el big data nos puede echar una mano.

El big data lo podemos resumir como el proceso para obtener información valiosa a partir de una gran cantidad de datos. En la maraña de información que generan los medios sociales día tras día, sólo con el big data podemos obtener la inteligencia necesaria para que la inversión en medios sociales tenga algún tipo de retorno tangible.

Son varias las formas en las que el big data nos puede hacer más efectivo nuestro trabajo, pero me gustaría concentrarme en dos casos puntuales. Primero, nos puede ayudar a solucionar el problema de crear el contenido ideal. En otras palabras, nos ayuda a mejorar nuestras campañas de mercadeo.

Según Socialflow, el 91% de las publicaciones hechas a partir de análisis de datos tienen más engagement. Imaginemos lo importante que sería que nuestras publicaciones logren más interacciones que las de la competencia. Los propios efectos virales de la red harían que nuestro alcance se amplíe y más gente entraría en contacto con nuestra marca.

Si somos un medio informativo y sabemos que a corto o mediano plazo los medios sociales incidirán directamente en nuestra rentabilidad, sería sumamente útil conocer la forma de obtener el mejor rendimiento para cada una de nuestras publicaciones sin saturar al usuario. La única forma de lograr eso es analizando las reacciones a cada tema según el medio, la redacción, el día, la hora, el lenguaje, el momentum, etc. Y eso es algo que nos puede dar el big data.

Y segundo, el big data nos podría ayudar a algo posiblemente más valioso pero muy poco explotado: el desarrollo de nuevos productos. Dentro de esos 500 terabytes de información que se generarán hoy en Facebook hay mucho ruido, pero también hay señales que nos pueden guiar a identificar una necesidad no satisfecha en el mercado.

Combinando el big data con la escucha en medios sociales y mucha creatividad podríamos identificar nuevas líneas de negocio donde nuestra empresa puede incursionar. La historia nos dice que dos de cada tres productos que se lanzan al mercado van a fracasar. Cada uno de estos fracasos tendrá un costo (diseño, producción, mercadeo, distribución,etc) que podría reducirse, o eliminarse del todo, si el desarrollo de nuevos productos se basa en la inteligencia generada por el big data.

Siguiendo con el ejemplo de los medios informativos, si soy un medio que cubre múltiples temas del acontecer nacional, el detectar que hay un creciente interés por noticias económicas en Facebook me puede servir para desarrollar una nueva sección que satisfaga esa necesidad, o a crear un medio completamente nuevo enfocado exclusivamente a noticias económicas. De antemano sé que hay un mercado dispuesto a consumir dicho producto porque los datos así me lo dicen. Lo mismo se puede aplicar en el sentido contrario, el big data me puede decir cuándo es hora de dejar ir un negocio.

Con el volúmen y la velocidad a la que se está generando la información hoy en día, recurrir al big data se está convirtiendo en una alternativa viable para obtener un verdadero retorno de la inversión en medios sociales. La oportunidad está ahí, en los datos, sólo hace falta procesarlos y entenderlos correctamente.