Anthony Bourdain, reconocido chef y presentador de televisión, es hallado sin vida el 08 de junio en un hotel de la comuna francesa Kaysersberg-Vignoble. Las redes sociales no solo hicieron eco de su muerte, también fueron el hilo conductor de múltiples explicaciones, siendo la depresión la más fuerte de ellas.

Internet y las redes sociales nos dieron la posibilidad de hacer llegar nuestra opinión más allá de nuestro círculo cercano, pero tal facilidad conlleva una obligación, la de darnos a entender. Y eso fue lo que le falló Edgar Mora, Ministro de Educación del gobierno de Carlos Alvarado.

El 09 de junio Mora responde a un tweet que hablaba sobre la depresión con el siguiente texto:

Suicidarse es una manera de decir la verdad, posiblemente la más vehemente de todas.

Mi interés no es analizar el contenido del tweet per se, sino la forma y el contexto, factores que no dejan de ser importantes para cualquier figura pública.

Las reglas

Frank Luntz, gurú de la comunicación política, establece en su libro Words that Work diez reglas para la comunicación efectiva. El tweet de Edgar Mora falla por lo menos en dos de ellas.

En la primera regla Luntz nos dice que hay que utilizar palabras sencillas. O dicho de otra forma, hay que evitar palabras obliguen al lector a buscar el diccionario porque la gran mayoría no lo va a hacer. En el mejor de los casos el mensaje no se entiende, en el peor de los escenarios se malinterpreta.

En marzo de 2012, la entonces Presidenta de la República, Laura Chinchilla, utilizó la frase “filibusterismo parlamentario” al hacer referencia a una resolución de la Sala IV sobre su propuesta de plan fiscal.

Las redes sociales ardieron ese día ya que la gran mayoría asoció “filibusterismo” con “filibustero”, palabra tiene una connotación muy negativa para nuestro pueblo por la Campaña Nacional de 1856. Filibusterismo es una práctica que se utiliza en asambleas políticas para impedir acuerdos, no tiene relación con filibustero. Chinchilla utilizó bien la palabra, pero pocos conocían su significado.

En la décima y última regla Luntz establece que hay que proveer un contexto. O sea, estamos en la obligación de establecer primero el “por que” antes de decir el “por lo tanto”.

El tweet

Si lo vemos bien, el tweet casi poético de Mora no solo es difícil de entender, también brinca a la conclusión sin ofrecer un contexto, de ahí que por lo dedicado del tema y la efervescencia del momento cumpla con todos los requerimientos para generar una crisis, lo cuál sucedió. De hecho Mora tuvo que pedir disculpas en su página de Facebook al día siguiente.

Mora, además de la forma, debería conocer cuál es su posición dentro del ecosistema político antes de publicar contenido. Recordemos que el factor religioso fue uno de los que marcó la pasada campaña electoral. Él, junto con Patricia Mora, ahora Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de la Mujer (INAMU), fueron blanco de las críticas del ex candidato presidencial, ex diputado y pastor religioso Fabricio Alvarado.

Un difícil entorno político

La notificación de la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos generó divisiones en la sociedad que aún están lejos de borrarse, y son divisiones que van más allá de lo religioso. Inclusive tienen un fuerte componente político – partidario.

Al haber sido criticado por Alvarado, Edgar Mora automáticamente se enfrentará al sesgo de confirmación de decenas o cientos de miles de personas. Cualquier cosa que diga o escriba corre el riesgo de ser sacada de contexto.

Pero además de divisiones en la sociedad, también hay políticos que aprovecharán cualquier oportunidad para captar algo de atención, como lo hizo el diputado y fundador del Partido Restauración Nacional, Carlos Avendaño, que pidió que fuera removido de su cargo. Inclusive se habló de voto de censura contra Mora en la Asamblea Legislativa.

Lo importante, como lo dice Luntz, no es lo que nosotros digamos, sino lo que la gente entiende. La responsabilidad de darnos a entender es nuestra.


¿Esta publicación te gustó? ¡Compártela! ¿No estás suscrito al blog? ¡Hacelo aquí! No te enviaré spam, solo avisos cuando haya nuevo contenido.

Fotografía de Edgar Mora tomada de su página de Facebook.