Esteban Mora

Ideas + Análisis + Opinión

Categoría: Periodismo

Carta abierta a Diego Delfino

Estimado Diego,

Vos y yo no nos conocemos personalmente. Intercambiamos unos cuantos mensajes por el chat de Facebook cuando te invité al SMDay y uno que otro tweet, pero nada más. Por cierto, aún no me has confirmado la asistencia al evento… de 2016. (Y por eso no te invité a la edición 2017.)

Tomaste relevancia en medios digitales, lo que me parece justo porque te la ganaste con talento y trabajo, pero Contexto no era un buen proyecto. Si nadie te lo había dicho antes, que pena, pero es algo que suele suceder. Mae, aquí entre nos, yo fui el creador de una red social en Costa Rica que en 2001 logró registrar a más de 80,000 usuarios. Facebook no existía, así que fue la primera de importancia en el país. Me entrevistaron en 7 Días y La Nación, pero aún así cayó en la irrelevancia pocos años después sin dejar un sólo centavo. A veces lo digo con orgullo, a veces con vergüenza, pero lo importante es tomar lo aprendido y seguir adelante.

Estoy suscrito a tu correo Las noticias de ayer, hoy y puedo decir con total certeza, porque no sólo es mi opinión sino que también la de muchos amigos, que estás haciendo un trabajo que no sólo te va como anillo al dedo, sino también es de gran calidad. No estoy suscrito desde hace mucho, lo hice cuando estalló el caso del cemento chino y se convirtió en mi principal medio para estar al tanto de lo sucedido.

Mae, no sólo nos ahorrás a muchos una gran cantidad de trabajo siguiendo cada línea de desarrollo del caso, además lo decís en un lenguaje coloquial, fácil de entender y entretenido. Mi única observación es que ocasionalmente no llega a las 07:15, que es la hora a la que suelo desayunar, pero imagino que armar ese correo no debe ser tarea fácil.

Seguir leyendo

Política: Los “bots” del gobierno

En la tarde del jueves 04 de mayo me alertaron por partida doble de una noticia publicada por El Mundo CR que afirmaba que el gobierno utilizaba bots para llenar de me gusta las notas positivas en los medios. “Interesante”, fue lo único que pensé al leer el titular pero seguí atento a la reunión en la que estaba. Horas más tarde alguien relacionado a este medio, muy seguro de la veracidad de la afirmación, me cuestionó por qué no me había manifestado al respecto. Honor que me hace al invitarme a emitir criterio, así que aquí dejo mi análisis.

Quiero dejar claro que, a mi modo de ver las cosas, en este tipo de casos es palabra contra palabra y creo que ninguno tiene información suficiente para desmentir al otro, así que lo único que nos queda es buscar cuán sólida es la evidencia o cuán útil es la acción como para concluir si pudo haber sucedido tal cuál se argumentó en la nota.

El tamaño de las cuentas…

Nos limitaremos a Twitter porque el caso se limita a esta red. En ella tenemos bastantes y muy variados medios, desde pesos pesados hasta pesos pluma, para trazar una analogía con el boxeo. Al 05 de mayo, dos días después de fecha en la que se da la noticia, Telenoticias tenía 542532 seguidores, La Nación 520145, CRHoy 320504 y Noticias Monumental 212815. Me limitaré a estas cuatro cuentas como punto de comparación porque son los líderes en su categoría (televisión, escrita, digital y radial). El Mundo CR cuenta con 7254 seguidores, cifra que está lejos de los medios citados anteriormente.

Salvo en casos de amplificación externa, que son comunes pero no garantizados, podríamos afirmar que la visibilidad está en relación directa con la cantidad de seguidores. O dicho de otra forma, entre más seguidores, mayor la probabilidad de que el contenido se vea, de ahí que la probabilidad de que un tweet sea visto si lo publica Telenoticias o La Nación es mucho mayor a la que tiene el mismo tweet si lo publica El Mundo CR. Ni modo, los números no mienten.

Seguir leyendo

La Nación Digital por ¢3000 al mes

Al combinarse la disponibilidad de noticias en línea con una mayor penetración de Internet en el país, cada día es menor la necesidad de comprar la edición impresa de un periódico. Para un medio como La Nación que depende de esas ventas, no importa cuán influyente sea, ésto es un grave problema. Y si a eso le sumamos que la publicidad que puede colocarse en la edición digital no compensa los ingresos perdidos por la disminución en la venta de publicidad impresa el problema se hace aún mayor.

Ayer (lunes 15 de junio, 2015), La Nación anunció que cobrará por su contenido digital y las reacciones no se hicieron esperar, algunos inclusive ya anticiparon su muerte. No voy a negar que en otras ocasiones la estrategia del Grupo Nación ha generado dudas, como el reciente cierre de la radio ADN, pero cobrar por el contenido digital no es un suicidio y menos aún en la actual situación del periodismo a nivel mundial.

Si no se puede hacer la misma cantidad de chocolate con menos cacao, ¿cómo hacer buen periodismo si no hay ingresos suficientes para pagarle a los periodistas? Internet ha golpeado el periodismo como negocio, especialmente a los impresos. Los medios han probado distintas opciones para generar ingresos sólidos de sus ediciones digitales, pero no ha sido una tarea fácil ni exitosa. Colocar publicidad en la edición web ha sido el método más aceptado, pero cambiar la publicidad impresa por la digital es como cambiar dólares por centavos, lo que ha obligado a los medios a convertir cualquier cosa en noticia para generar más visitas en su sitio web y mostrar así más publicidad. Esto, lógicamente, ha ido en detrimento de la calidad de las noticias. El problema es que ni aún así la publicidad logra cubrir todos los costos que genera la operación de un medio digital.

El New York Times fue el primer gran periódico en hacer lo impensable: cobrar por su edición digital. Esto se logra estableciendo un muro de pago (paywall) donde el visitante tiene derecho a ver una limitada cantidad de páginas al mes, pero si quiere ver más debe pagar una suscripción. Aún en 2011 la idea de cobrar por contenido digital era risible, pero hoy en día el 52% de los ingresos del New York Times se generan por esta víaEllos demostraron que el usuario estaba dispuesto a pagar por contenido de calidad. (Por favor, hay que hacer énfasis en la palabra “calidad”). Si es lógico pensar que año con año irán disminuyendo la venta de ediciones impresas, apostarle al muro de pago tiene sentido. Ahora La Nación hace esa misma apuesta. ¿Tendrá éxito?

Seguir leyendo

© 2018 Esteban Mora

Tema por Anders NorenArriba ↑